PRI y PAN: premios al gasolinazo

LECTURA POLÍTICA

PRI y PAN: premios al gasolinazo

Noé Mondragón Norato

 

Es la única a quien le tocó premio en vez de castigo. Privilegiada y arropada por el grupo de poder del gobernador Héctor Astudillo, del grupo Figueroa y también de René Juárez, pudo mantenerse a flote en medio del tsunami morenista que arrasó durante la pasada elección del 1 de julio. Estaba claro que, someterla al escrutinio de las urnas, significaría su fin político. Pero en los grupos de poder tricolores evaluaron que todavía es útil. Por eso la mandaron como diputada local plurinominal por tercera ocasión. Se trata de la diputada priísta y virtual presidenta de la Mesa Directiva en el Congreso local, Verónica Muñoz Parra. Hay que seguirle la pista.

“NUEVA DEMOCRACIA”: ¿LEALTAD Y DOCILIDAD?- A los priístas les encanta un solo tipo de lealtad: la que va de abajo hacia arriba, nunca a la inversa. Se entiende que la veracruzana, Verónica Muñoz Parra, siguió al pie de la letra esa recomendación. Y, sometida y obediente en todo con los grupos de poder locales tricolores, estos han optado por proveerla reiteradamente, de oxígeno político. Es de las pocas saltimbanquis que todavía persisten. Su antecesora en esta misma dinámica fue Guadalupe Gómez Bermeo, quien siempre se parapetó en la figura de su padre, el exgobernador Alejandro Gómez Maganda, para no soltarse de la adictiva rueda del poder. Y por supuesto, en la venta sistemática de lealtades. Para obtener siempre premio, nunca castigo. Y esa cultura persiste. Les ha funcionado. Se lee así. 1.- Mientras que el PRI mandó a la competencia electoral, a dos diputados federales que aprobaron durante la sesión del 18 de octubre de 2016, la Reforma Energética, que se tradujo en el gasolinazo; a la exlegisladora federal Muñoz Parra -quien también votó a favor-, la sacó de la competencia. Y le reservó el segundo lugar en la lista de diputados locales plurinominales. De esta forma la diputada federal Beatriz Vélez Núñez, fue a la competencia por la alcaldía de Chilpancingo y apareció arrumbada hasta el tercer lugar de la competencia; en Acapulco, el priista Ricardo Taja Ramírez, perdía ese municipio a razón de dos votos a uno. Los votantes cobraron puntuales, ese voto a favor del gasolinazo. 2.- En el municipio de Tlapa, el dirigente estatal del PT y también diputado federal, Victoriano Wences Real, buscaba afanosamente repetir como alcalde de Tlapa. Pero cometió un garrafal error: también aprobó la Reforma Energética en esa misma sesión. Y los votantes -igual que a los dos priístas mencionados-, le cobraron ese pequeño detalle. Pese a ello, Wences Real coló como diputada local plurinominal en la naciente legislatura, a su esposa, Leticia Mosso Hernández, a quién en la elección de alcalde del 6 de junio de 2015, impuso como candidata del PT. Esa arbitraria decisión, originó la salida de mucha militancia petista. Y por supuesto, Leticia perdió. Ese mismo esquema dibujó el dirigente estatal del PAN, Marco Antonio Maganda Villalba, quien metió a su esposa Guadalupe González Suástegui, como diputada local plurinominal en la actual legislatura. Esta última viene de aprobar como diputada federal, la Reforma Energética. Pero al igual que Verónica Muñoz, se resguardó de los feroces cascos de los corceles. También recibió premio. 3.- Los otros diputados federales que aprobaron la Reforma Energética, se quedaron en la fría banca. La priísta Julieta Fernández Márquez -esposa del senador Manuel Añorve- se regresó a sus labores del hogar. Salomón Majul González, se quedó como burócrata en la Comisión de Procesos Internos del PRI. La diputada tricolor Silvia Rivera Carbajal, quiso pasarse al Morena en el último minuto -para blindarse de la inquina ambiental-, pero fue rechazada. El experredista David Jiménez Rumbo, es un eventual desempleado político. Y Arturo Álvarez Angli, se refugió en la dirigencia estatal del PVEM. La única que persiste y vuelve a persistir, una y otra vez como en el Mito de Sísifo, es la priísta Verónica Muñoz Parra. Es ella la que habla de “la nueva democracia”, como si ya no fuera parte de la vieja que hundió a este país y a esta entidad en el atraso. La amnesia parece ser la mejor medicina contra el abominable pasado tricolor.

HOJEADAS DE PÁGINAS…Y si de cobros de facturas políticas se trata, al gobernador Héctor Astudillo le acaban de pasar una: el diputado del PT, Servando de Jesús Salgado Guzmán, se sumó a la bancada del Morena, con lo que este partido alcanza el 50 por ciento de todos los diputados. Y solo necesita uno para aprobar los temas más candentes e intocados de la agenda legislativa. A Servando de Jesús, el gobernador Astudillo lo acusó de encabezar un narcobloqueo a la Autopista del Sol el jueves 28 de abril de 2016.

www.desdeabajo.com.mx

 

Síguenos también en Twitter:@acadesdeabajo y en Facebook: Carlos Yáñez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *