Desaparición de Poderes no; Consulta sí

LECTURA POLÍTICA

Desaparición de Poderes no; Consulta

Noé Mondragón Norato

 

Al senador morenista Félix Salgado Macedonio, le fue como en feria. No podía esperarse demasiado de él que se quedó estacionado en un discurso viejo de la izquierda y desajustado para aplicarse a realidades sociales diferentes. Aunque la percepción sobre la gobernabilidad ciudadana en diferentes entidades del país -la de Guerrero incluida-, es muy deficitaria. Se mide de cuando menos tres formas: la potencialización de la violencia y la inseguridad; los indicadores sobre desarrollo social que retroceden en vez de avanzar; y las visibles indolencias gubernamentales para atacar ambos. Hay que ir por partes.

DESAPARICIÓN DE PODERES.- En cierto modo, Salgado Macedonio representa esa izquierda autoritaria -muy parecida a la del viejo PRI- que contraviene los principios elementales de la democracia. Porque eso de amagar a los gobernadores del país, en el sentido de que se sometan a los delegados federales designados por AMLO a partir del próximo 1 de diciembre, “o podría empujarse la desaparición de poderes desde el Senado”, representa de antemano, exigir por la fuerza legislativa, la sumisión política. Se lee así: 1.- El término Desaparición de Poderes ya cayó en desuso. Funcionó cuando el viejo presidencialismo priísta determinaba con base en amistades y pertenencias políticas, a qué gobernador retirar de su encargo y a cuál dejar intacto. Aunque constitucionalmente la figura existe, en las actuales coyunturas políticas se ha detenido y encarcelado a varios exgobernadores por corrupción y peculado. El único problema es que las autoridades fiscalizadoras y el propio entorno político no decide separarlos de sus responsabilidades como gobernantes, sino que ha esperado que terminen sus periodos para proceder penalmente contra varios de ellos. Significa que les han dado el tiempo suficiente para encubrir y “sanear” sus hediondas finanzas. 2.- La Desaparición de Poderes se aplica cuando ninguno de los tres poderes funciona. O porque fortuitamente, una entidad se queda sin ellos con motivo de una revuelta social. En Guerrero, la última desaparición de poderes fue accidental. Ocurrió cuando el exgobernador Caritino Maldonado Pérez, falleció abruptamente el 17 de abril de 1971. El helicóptero en que se transportaba procedente de Ciudad Altamirano se desplomó en la barranca Guapaleta, del cerro El Miraval, muy cerca de Chichihualco. Murieron también el presidente del Congreso local, Federico Encarnación Astudillo y el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Carlos Fernando Urióstegui Ocampo. La federación tuvo que decretar la Desaparición de Poderes, porque la entidad se quedó efectivamente, sin ellos. 3.- Eufemísticamente, el término más usual para que un gobernante se vaya del poder en las actuales circunstancias políticas, no consiste en aplicarle la constitucional Desaparición de Poderes, sino la Solicitud de Licencia al Cargo. Lo hizo así Rubén Figueroa Alcocer, el 13 de marzo de 2006 por la matanza de Aguas Blancas. Lo hizo también, Ángel Aguirre Rivero, el 24 de octubre de 2014, por los hechos de Iguala donde desaparecieron los 43 normalistas de Ayotzinapa. Y podría hacerlo el actual gobernador tricolor Héctor Astudillo Flores, ante la imparable ola de violencia que no puede contener. Y los magros resultados entregados en materia de desarrollo social. 4.- El punto, sin embargo, es que el lenguaje político también ha sufrido modificaciones. Y con el arribo de López Obrador a la presidencia del país el próximo sábado, las medidas legales para presionar a los gobernadores de los estados a fin de entregar resultados y manejar los recursos públicos con pulcritud, ya no es la Solicitud de Licencia al Cargo, sino la Consulta Ciudadana. De esta forma y eventualmente, el gobierno de Héctor Astudillo y de otros mandatarios que han dejado crecer la inseguridad y la violencia en sus respectivas entidades, podría estar sujeto a que los ciudadanos decidan su permanencia o no, con base en una especie de plebiscito o referéndum que no contempla la Constitución política local. Félix quedó rebasado por su propia inercia del pasado.

HOJEADAS DE PÁGINAS…Si ya se va a tomar protesta como Delegado Federal para Guerrero designado por AMLO, no se entiende que “experiencia política” podría aplicar el todavía diputado local Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros. Porque como presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, no logró nada. Ni bajar el salario del gobernador, ni cabildear con inteligencia para hacer valer la mayoría legislativa morenista ni renunciar al fiscal Jorge Zuriel de los Santos. ¿Qué resultados podrían esperarse de él como Delegado?

www.desdeabajo.com.mx

Síguenos también en Twitter:@acadesdeabajo y en Facebook: Carlos Yáñez

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *