“Las mariposas” y el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

ZONA CERO

“Las mariposas” y el Día Internacional de la

Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Roberto Santos

 

Fue el 25 de noviembre de 1960 cuando las hermanas Mirabal fueron asesinadas por los esbirros del presidente dominicano Rafael Leónidas Trujillo.

Eran tres hermanas que se dispusieron luchar en contra del régimen militar de Trujillo.

Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, conocidas como “Las Mariposas”, sufrieron encarcelamiento, violaciones y torturas por el régimen, y asesinadas el 25 de noviembre, marcando el origen del fin de Leónidas

Su lucha y su muerte se convirtió en un símbolo de la lucha feminista en contra de la violencia, primero del Estado Dominicano, y del régimen patriarcal.

Así fue como después de 30 años de su asesinato, la ONU declaró el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

En forma general, la violencia se manifiesta de forma física, sexual y psicológica e incluye:

El propósito es el de eliminar toda forma de violencia en contra de las mujeres: física, sexual y psicológica.

Violencia por un compañero sentimental (violencia física, maltrato psicológico, violación conyugal, femicidio);  violencia sexual y acoso (violación, actos sexuales forzados, insinuaciones sexuales no deseadas, abuso sexual infantil, matrimonio forzado, acecho, acoso callejero, acoso cibernético); trata de seres humanos (esclavitud, explotación sexual); mutilación genital, y matrimonio infantil.

En México, la violencia de género es reconocido como un problema de salud pública.

Esta violencia la sufren las niñas, adolescentes y adultas, pero sus repercusiones afectan a la sociedad en su conjunto.

La Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, establece el deber del Estado mexicano de garantizar la seguridad e integridad de las víctimas, su protección y la intervención policial y judicial inmediatas, así como los principios de la igualdad jurídica entre la mujer y el hombre, el respeto a la dignidad humana, la no discriminación y la libertad de las mujeres.

esta ley debe determinar mecanismos para la prevención, protección y asistencia a las mujeres y niñas para erradicar la violencia en su contra, así como un Sistema Nacional y el Programa Integral para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, en el cual se definen las facultades y obligaciones que deben tener todas las entidades de la Federación en materia de refugios públicos y privados que reciben recursos públicos, para que cumplan con su cometido de asistir y proteger a las víctimas de la violencia.

CERO TOLERANCIA A LA VIOLENCIA

En este contexto resulta interesante que sea el municipio de Chilpancingo, en voz de su presidente, quien se manifieste al rechazar la violencia en contra de la mujer.

Ante la violencia de género es necesario unirse en el esfuerzo para combatir las violaciones en contra de mujeres, dijo al fijar su postura en la plaza cívica Primer Congreso de Anáhuac.

Antonio Gaspar Beltrán, reprobó cada hecho de violencia, de hostigamiento y de feminicidio.

Se comprometió a ser una autoridad con perspectiva de género, y de impulsar la prevención, la atención a cada mujer en caso de encontrarse en una situación de violencia, la que será atendida de forma eficaz, con calidez y calidad humana.

Y que tengan acceso pronto y expedito a la justicia.

Basta de prácticas misóginas, de exclusión a las indígenas y afromexicanas, y abusos sexuales contra la niñas y adolescentes, basta de al hostigamiento, y al acoso sexual contra las mujeres, enfatizó en su discurso.

Ante mujeres y varones trabajadores del ayuntamiento y representantes de varias organizaciones civiles feministas, a las que hizo un reconocimiento por lo que hasta el momento han conseguido con su esfuerzo, fijó su postura de tener “cero tolerancia a la violencia contra la mujer”, ante las acciones y delitos cometidos en su contra.

“Ninguna sociedad debe permitir la violencia en contra de las mujeres, eso es intolerable”, señaló el presidente, quien es el primero de los presidentes municipales en fijar una postura de hermandad y solidaridad como ser humano y como autoridad.

Gaspar Beltrán pidió el apoyo de la sociedad para, juntos asumir el compromiso de hacer realidad un Chilpancingo donde las mujeres estén libres de violencia, de hostigamiento, de violencia simbólica, psicológica, de acoso, etc., algo que sin duda debe ser compromiso de todos pugnar porque ésta desaparezca de la vida cotidiana de nuestra ciudad.

www.desdeabajo.com.mx

Síguenos también en Twitter:@acadesdeabajo y en Facebook: Carlos Yáñez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *