Guardia Nacional, única opción, pero no militarizada y por un mando civil: Adela Román

Luis Serieys/Agencias

09/01/2018

Ciudad de México

 La presidenta municipal de Acapulco, Adela Román Ocampo, se declaró a favor de la creación de la Guardia Nacional, para combatir a los grupos del crimen organizado que operan en el país.

En el segundo día de las audiencias públicas en la Cámara de Diputados para debatir sobre la propuesta de una Guardia Nacional, Román Ocampo, consideró necesario “acelerar” su creación al ser lo único “que está al alcance” y declaró que el municipio ya “trabaja en ellos, con buenos resultados”.

En la mesa 4, llamada Los municipios ante la problemática de la inseguridad, y ante sus homólogos de otras partes del país, Román indicó: “Yo sí estoy de acuerdo con que haya Guardia Nacional.

Aclaró, que no es tema nuevo, el presidente (Andrés Manuel López Obrador) lo retoma. ¿Cuántas veces se planteó en foros que era necesaria en el país? Hoy, con esta reglamentación, qué bueno que todos los cuerpos de seguridad vayan de la mano para brindar seguridad”.

La alcaldesa acapulqueña comentó  que días antes de asumir el cargo como presidenta, las Fuerzas Armadas habían tomado las funciones de la seguridad pública en Acapulco, “pues la policía municipal se había convertido en brazo armado de la delincuencia.

Pero en Acapulco, con toda esta panorámica dramática, nos organizamos. Andrés Manuel citó a los comandantes de zonas militares y navales del país, a gobernadores, y se determinó que las Fuerzas Armadas navales se hicieran cargo de los centros turísticos. Es el caso de Acapulco”.

Eso no quiere decir, aclaró, “que como presidenta municipal no asuma mi responsabilidad.

Es la primera vez que en Acapulco van de la mano las policías militar, naval, federal, del estado, municipal, gendarmería. Y en operativos que hemos implementado está derechos humanos. Trabajando de manera coordinada y se ha logrado una disminución de muertes dolosos violentas de una manera extraordinaria”.

Aunque reconoció que el pasado martes y el concluido periodo vacacional fueron “difíciles”, afirmó que de nueve muertes violentas en un día “hemos logrado que haya días en que no hay una sola muerte con violencia. Esto ha logrado que la gente perciba mayor seguridad”.

Agradeció la oportunidad de participar en las audiencias sobre la Guardia Nacional y, al inicio de su intervención, dijo ser presidenta de uno de los municipios más violentos del país.

Abundó: “Hay municipios es el país, como es el caso de Acapulco, en los que la delincuencia organizada ha afectado severamente a la población en su conjunto y en particular a sectores productivos. A un gran número de pequeñas y medianas empresas, que son el sustento de miles de familias, que quedan en completo desamparo cuando esas empresas bajan sus cortinas”, indicó.

“Duele ver que pequeños emprendedores que con entusiasmo inician sus pequeños negocios, se ven obligados a desistir ante las amenazas, extorsiones y cobros de piso. Así encontramos a Acapulco: cierre de empresas, que ya suman miles” en el municipio, dijo, lo cual “ha afectado seriamente a la economía local”.

La inseguridad crece velozmente, alertó: “Antes, sólo las áreas periféricas de Acapulco eran presa de la delincuencia común y organizada, ahora esto llegó a las colonias del centro del puerto y se ha extendido a la zona turística. La costera Miguel Alemán, el corazón del turismo en Acapulco, se convirtió en un espacio no libre de actos delincuenciales”.

Román dijo que, al asumir su cargo, también encontró un “Acapulco con problemas de extorsiones a dueños de bares, discotecas, lo que provocó que la vida nocturna hubiera descendido. Es un círculo vicioso en el que, a mayor desempleo, se incrementa el ingreso de más personas a las filas de la delincuencia. Guerrero se ha convertido en botín de guerra de grupos delictivos, siembra de amapola, marihuana.

Al final, Román afirmó que prohíbe a la policía municipal operar sola, “porque en operativos que realizaba” se dedicaba a “extorsionar, secuestrar”. Luego dijo que los municipios como Acapulco “no pueden por sí solos eliminar la extendida delincuencia ni tampoco llevar paz y tranquilidad a sus demarcaciones.

“Por eso se necesita la participación de las Fuerzas Armadas del más alto nivel. Hay mucho que hacer para fortalecer el trabajo de inteligencia de las corporaciones que tengan a su cargo realizarlo, con ello evitaríamos derramamiento de sangre innecesario y se obtendrían mejores resultados.

“Los trabajos de inteligencia permiten ubicar con exactitud los espacios donde se ocultan quienes encabezan las bandas de criminales para ser detenidos con menores riesgos de enfrentamientos. Considero necesario acelerar la creación de lo que será la Guardia Nacional. Se observa como la forma más realista de alcanzar mayores resultados en la eliminación de la delincuencia”.

La guardia, aseveró, “es lo único que tenemos a nuestro alcance, por lo pronto, para detener este mal que está destruyendo las estructuras institucionales”. No habrá ninguna estrategia de seguridad funcional, atenuó, “si se excluye la participación ciudadana. Sin inclusión social, cualquier estrategia está condenada al más estrepitoso fracaso, como quedó de manifiesto en los últimos tres gobiernos.

“Dentro de lo expuesto subyace un aspecto importante: la delincuencia y la inseguridad no se podrán eliminar si no se toman en cuenta la marginación, el olvido, las desigualdades sociales, la impunidad en la que hemos vivido. Me sumo al proyecto de la Guardia, Acapulco ya está trabajando en ello y estamos dando buenos resultados”, concluyó.

www.desdeabajo.com.mx

Síguenos también en Twitter:@acadesdeabajo y en Facebook: Carlos Yáñez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *