Obispo Salvador Rangel ofició misa en favor de los desplazados, en Chichihualco

"Hay familias que se quedaron a vivir aquí, otras se fueron a vivir a otros municipios del estado y unas más se fueron a otras entidades.

Redacción…

07/04/2019

Chichihualco, Gro.

 

El obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, ofició una misa por la paz y el pronto regreso de centenares de familias desplazadas por la violencia en el municipio de Leonardo Bravo (Chichihualco).

Salvador Rangel Mendoza acudió este domingo por la mañana a oficiar esta misa por la paz en en la parroquia de San Miguel Arcángel de dicha localidad serrana, en donde estuvo acompañado por el párroco Juan José Brito.

A la explanada de esta iglesia de San Miguel Arcángel asistieron centenares de feligreses católicos para participar en la homilía dominical, previa a la celebración de la tradicional Semana Santa en Guerrero.

Durante la celebración eucarística, el obispo encabezó una oración por la paz en Guerrero, pero de manera particular para que haya condiciones de seguridad para centenares de familias de Chichihualco que fueron desplazadas por la violencia desde noviembre pasado.

Varias de esas familias viven en el albergue temporal habilitado en el Auditorio Municipal, a un costado de la explanada de la iglesia de San Miguel Arcángel.

En noviembre pasado, unos dos mil integrantes de la Policía Comunitaria de Tlacotepec irrumpieron en la comunidad de Corralitos y Filo de Caballos para apoderarse de ese corredor carretero que cruza a una docena de comunidades.

La mayoría de familias decidió dejar sus hogares y se refugiaron de manera temporal en el Auditorio Municipal, donde han vivido desde hace cinco meses, a la espera de que se generen condiciones para que puedan regresar a sus hogares.

El 17 de febrero decidieron hacer una caravana e instalarse en plantón frente al Palacio Nacional, en la Ciudad de México, junto a otras familias desplazadas de la comunidad de Tlaltempanapa, municipio de Zitlala, con la esperanza de ser recibidos por el presidente Andrés Manuel López Obrador, lo cual nunca sucedió.

Hasta el 28 de marzo lograron establecer acuerdos con el gobierno federal y de esa manera decidieron regresar a Chichihualco, con el compromiso de que en el lapso de un mes para se generen las condiciones para su retorno a sus respectivos pueblos.

También se realizaría un censo de familias afectadas para determinar los apoyos que recibirán de las autoridades federales y estatales.

En la homilía de este domingo, Salvador Rangel Mendoza hizo una oración especial por esas familias y para que el retorno a sus hogares sea pronto, sin sobresaltos, y que se les respete “el derecho a vivir en paz, en un ambiente de tranquilidad”,.

Cresencio Pacheco González agradeció la solidaridad del obispo Salvador Rangel Mendoza y su voluntad de ser intermediario.

“Sus palabras nos dan aliento al alma y fortaleza para seguir aguantando este desplazamiento forzado”, externó.

Pacheco González dio a conocer que este lunes por la tarde habrá una reunión de desplazados en el Auditorio Municipal para analizar el censo que entregará al gobierno federal.

“Hay familias que se quedaron a vivir aquí, otras se fueron a vivir a otros municipios del estado y unas más se fueron a otras entidades.

Es una situación compleja que esperamos pronto se resuelva”, agregó.

www.desdeabajo.com.mx 

               

Síguenos también en Twitter:@acadesdeabajo y en Facebook: Carlos Yáñez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *