Rector: jugar con utopías

LECTURA POLÍTICA

Rector: jugar con utopías

Noé Mondragón Norato

 

En el fondo se trata de explotar la coyuntura. De acaparar reflectores. De subirse a la cresta de la ola, luego de que se echara a caminar la Estrategia Nacional de Seguridad, por parte del gobierno federal. Por eso mismo, el rector de la UAGro, Javier Saldaña Almazán, le atizó al fogón político.Es claro que tras la intención de ofrecerse como “mediador” entre los grupos delictivos y autoridades, se esconde su intención no declarada pero sí soterrada, por convertirse en candidato a gobernador. Abanderando una lejana y utópica posibilidad para cobijarse como aspirante de unidad de varios partidos políticos. Por lo pronto, su postura mete mucho ruido.

MEDIADORES INSERVIBLES. – Los pocos personajes que, hasta hoy, se han ofertado como“mediadores” con los grupos delictivos, han fracasado rotundamente. Y quien debería asumir esa tarea porque su investidura así se lo reclama, es el presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, Ramón Navarrete Magdaleno. Pero ha guardado un profundo silencio al respecto. De ahí se abren las lecturas: 1.- Inicialmente y recién desempacado como obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza se auto propuso como mediador para alcanzar una tregua con los grupos delictivos que operan en la zona centro, con el fin deatemperar la ola de violencia que continúa incesante en toda la entidad. El abril de 2018 y justo el Viernes Santo, el prelado católico aceptó haber dialogado con “el jefe” de un grupo delictivo a quien le pidió restablecer el servicio de agua y energía eléctrica suspendidos desde hacía casi dos meses, en la comunidad de Pueblo Viejo. Desde luego, él mismo líder delictivo ordenó esa medida. También le pidió no matar candidatos. Logró convencerlo. Y por eso cacareó el huevo apenas tuvo cerca a los medios de comunicación. Lo vendió como un logro suyo. Como si tratara de confirmar que su labor pastoral era más efectiva que las acciones del gobierno estatal en materia de seguridad. Sin embargo, el entonces secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, descalificó ese acercamiento. Asumió lacónico que “el Estado no negocia la aplicación de la Ley”. Luego Rangel Mendoza encontró una piedra más en su camino. Otro grupo delictivo -con el que nunca ha logrado acercarse-, adelantó que lo castigaría si se presentaba por la sierra del municipio de Heliodoro Castillo. La negociación del obispo con los grupos delictivos se ha visto hasta hoy, muy limitada. 2.-La apuesta del rector de la UAGro, Javier Saldaña Almazán, parece enfocada a lograr un mayor éxito que el obtenido por el obispo. Y no es la primera vez que lo exhibe en la palestra pública. El 22 de febrero pasado, asumió en una declaración mediática que era necesario “establecer un acuerdo entre todos y considerando a “los actores invisibles” (los grupos delictivos), para que cesen los delitos que lastiman a la sociedad, como la extorción y el cobro de cuotas. Se trata de que regrese la seguridad y la tranquilidad entre empresarios, comerciantes y la ciudadanía en general”. Su postura no alcanzó los puntos que deseaba. Pero la pregunta inevitable es: ¿cómo y mediante qué estrategia pretende el rector acercarse con los grupos delictivos y alcanzar acuerdos factibles? Porque hasta hoy, ningún actor político ni aspirantes a gobernador se han propuesto para esa misión. Lo peor es que al interior de la propia UAGro, el rector no ha logrado armonizar a las distintas corrientes que lo cercan. Y los desacuerdos podrían reventarle justamente, en la coyuntura de la selección del aspirante de su corriente el Fredeuag, a suplirlo en la rectoría. Amén de que el grupo Universidad por Guerrero se fractura irremediablemente ante los escenarios reeleccionistas de esa corriente, que se están cocinando al interior de la Universidad. Para ofertarse como negociante político hacia el exterior, el rector debió empezar primero por enderezar la propia casa. Suponiendo sin conceder, que el gobierno federal y estatal acepten su propuesta. ¿Logrará el rector la hazaña que ninguna de ambas autoridades ha conseguido? El rector sigue jugando con las utopías.

HOJEADAS DE PÁGINAS…Los sindicatos del ayuntamiento y del Congreso del estado agrupados en el SUSPEG, cerraron filas para obtener el 13 por ciento de aumento salarial. Y el punto que mete prurito es uno solo: tanto el edil perredista Antonio Gaspar Beltrán, como el propio presidente de la Junta de Coordinación Política del Poder Legislativo, el morenista Antonio Helguera Jiménez, sonopositores al gobernador Héctor Astudillo. Lo demás, son simples valores entendidos.

www.desdeabajo.com.mx                                                                                                                  

Síguenos también en Twitter:@acadesdeabajo y en Facebook: Carlos Yáñez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *