Fertilizante: copado por redes de intereses

LECTURA POLÍTICA

Fertilizante: copado por redes de intereses

Noé Mondragón Norato

 

La incertidumbre se impone al discurso. A los jaloneos de los actores políticos. A los buenos deseos de proveer en tiempo y forma, el abasto del fertilizante para la siembra campesina de temporal en toda la entidad. Y no es casual: el reparto del abono gratuito que por vez primera entregará de manera directa la federación, se entrampó en una evidente guerra de intereses. Tanto políticos como aquellos ligados a la operación de los grupos delictivos en zonas donde tienen su hábitatnatural: las comunidades que conforman los municipios. El pulso sobre el empantanamiento en su entrega y la espera campesina por recibirlo, son elocuentes.

FERTILIZANTE ALTERADO. -Desde que el presidente López Obrador anunció que la entrega del fertilizante sería operada por la Federación y no por el gobierno del Estado como tradicionalmente se hacía, puso el dedo en la llaga: reveló que con la nueva medida se ahorrarían un total de 600 millones de pesos. Dijo que esa millonaria cifra se quedaba en el pasado, en manos de intermediarios políticos. Lo que no admitió es que actuaban también, intereses oscuros ligados a la participación de la delincuencia organizada. De ahí se abrió lo demás: 1.- El gobernador Héctor Astudillo aceptó sin reparos, quejas ni contradicciones, la medida impuesta por el presidente del país. Pero en el fondo, estaba en desacuerdo dado que le impedía maniobrar con fines electorales para favorecer a su partido el PRI, rumbo a la próxima elección de gobernador de 2021. Es decir, el llamado “voto verde” o campesino se volatizará irremediablemente. Y el beneficiario natural de esa acción, será el partido Morena del presidente López Obrador, quien proyecta un particular interés para que Guerrero le sea arrebatado al PRI en la elección que renovará el Poder Ejecutivo estatal. Pero la entidad sureña es tierra de caciques donde cada uno de ellos tratará de salvaguardar sus múltiples intereses de poder. Muy por encima de las pretensiones electorales del presidente del país. 2.- El mensaje apareció nítido la tarde del pasado miércoles 15de mayo cuando sujetos desconocidos secuestraron al encargado de repartir el fertilizante gratuito, Reynaldo Pulido Rodríguez. Cundió el desconcierto en el plano federal porque desde allávenía avalado su nombramiento. Y las presiones contra la Fiscalía del gobernador Héctor Astudillo, arreciaron. El funcionario fue liberado al día siguiente por la tarde. Lo que ocurrió durante su efímero plagio es todo un misterio. El punto es que Pulido Rodríguez ya no regresó a cumplir con su encargo. La Fiscalía General del Estado (FGE) tampoco informó acerca de sus plagiarios ni de los móviles para secuestrarlo. Sin embargo, por las pocas pistas arrojadas, se entendió que el asunto delictivo se rodeó de fuertes tufos políticos. Por ese motivo la entrega del fertilizante se demoró más de lo normal. ¿Acaso existió la intención deliberada de hacer “quedar mal” al presidente AMLO con el campesinado guerrerense? 3.- El pasado viernes31 de mayo, campesinos de la sierra de Tlacotepec en la zona centro, retuvieron a un grupo de 40 militares y policías estatales, como forma de presionar al gobierno federal y estatal en la entrega del fertilizante. Y hasta el pasado martes, no había listas oficiales del padrón para su entrega en la región Tierra Caliente. Casualmente, en el municipio de Tlacotepec es donde proliferan los cultivos de amapola y mariguana. Y la Tierra Caliente está copada por al menos tres grupos delictivos que mantienen el control en todos sus niveles, sobre los habitantes de aquellos lares. Así, ante territorios plenamente marcados por fuertes intereses políticos y también delictivos, el gobierno federal ha encontrado no solo severas resistencias y obstáculos muy difíciles de vencer, sino un clima social adverso. Se presume que podría reproducirse y detonar con mayor fuerza en la elección de gobernador de 2021. En ese espinoso y sinuoso trayecto, el personaje que deflagrará irremediablemente es uno solo: el delegado federal, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros. Y si no, al tiempo.

HOJEADAS DE PÁGINAS…El titular de la Auditoria Superior del Estado (ASE), Alfonso Damián Peralta, reveló déficits preocupantes en materia de procedimientos fiscales y penales. Porquele aventó el paquete sobre los desvíos de 146 millones de pesos en la Capama de Acapulco -operados por Javier Chona Gutiérrez, Guillermo Galeana Salas y Juan Antonio Ramírez Valle-, al secretario de Finanzas, Tulio Samuel Pérez Calvo. Rápidamente, este asumió que “mi función no es perseguir a ex funcionarios” y pugnó por una denuncia judicial. Con esa evidente mediocridad fiscal, el Congreso local debería considerar la permanencia de Damián Peralta al frente de la ASE.

www.desdeabajo.com.mx                                                            

                                          

Síguenos también en Twitter:@acadesdeabajo y en Facebook: Carlos Yáñez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *