AMLO le falla a los campesinos y entrega tarde, mal y poco fertilizante; hay corrupción de los delegados Amílcar Sandoval y Gage

Palabras Mayores

AMLO le falla a los campesinos y entrega  tarde, mal y poco fertilizante; hay corrupción de los delegados Amílcar Sandoval y Gage

por Jorge Romero Rendón

 

Desde hace dos meses lo habíamos estado advirtiendo, y desafortunadamente esa previsión se está cumpliendo, pues el gobierno de Andrés López Obrador le está fallando a miles de campesinos de Guerrero a los que prometió entregar fertilizante gratuito:

Sus delegados federales y funcionarios de la Secretaría de Agricultura (SADER) han hecho todo mal, pues se han retrasado más de dos meses en la entrega del insumo; están dando menos de la tercera parte del abono necesario; y ya es evidente la corrupción y el manejo electorero de ese programa, que desafortunadamente está generando protestas campesinas en el estado y provocando conflictos que tendrá que atender el gobierno del estado ante la incapacidad federal.

Hace diez días inició formalmente la entrega del fertilizante a las bodegas de algunas localidades, e incluso el gobernador Héctor Astudillo Flores encabezó un acto con campesinos, muy a pesar del mal tiempo, en Puerto del Gallo, municipio de Heliodoro Castillo –Tlacotepec-, anunciando con los datos del gobierno federal que la distribución se haría por etapas en las diversas regiones del estado.

Pero en los hechos, la entrega se sigue retrasando y no hay fecha para cumplirlo, pues en la mayoría de los municipios no hay aún fertilizante disponible –en Zihuatanejo el alcalde reportó la llegada de un solo tráiler-, y en los lugares en los que ya se está entregando, resulta que le disminuyeron la cantidad del abono a los campesinos, a quienes les entregan sólo el paquete para una hectárea –cuatro bultos de sulfato, dos de fertilizante granulado y uno de semilla mejorada-, aún cuando los solicitantes hayan gestionado el apoyo para dos, tres o cinco hectáreas en las que siembran.

Por lo que en esos casos los campesinos tendrán que invertir entre 5 mil y 20 mil pesos para completar sus necesidades, lo que implicaría una pérdida, tomando en cuenta el precio de la tonelada de maíz, que es menor al del precio de la tonelada de fertilizante –cuesta el doble-.

De ahí que el desconcierto y el descontento han cundido en diversos núcleos campesinos, en los que ya se generaron protestas, sin que los funcionarios federales de SEGALMEX y de la SADER respondan por los retrasos ni por la disminución del abono entregado, sin que haya fecha precisa para la entrega a donde no ha llegado, ni que exista algún mecanismo para compensar la diferencia entre lo solicitado y lo recibido.

En ese contexto de descomposición e inconformidad, el delegado federal Amílcar Sandoval ha tratado de justificarse torpemente al estilo de su jefe el Peje, echándole la culpa a “intereses afectados” que no identificó. Mientras que el gobernador Astudillo criticó a los operadores del programa federal, expresando que “se han convertido más en auditores del pasado que en eficaces operadores del presente…”

Evidente corrupción de funcionarios de MORENA…

Para colmo, existe la sospecha de que la disparidad de las cifras entre la cantidad real de campesinos beneficiarios y los registrados en el padrón
–que no han querido dar a conocer el delegado Pablo Amílcar Sandoval, ni el responsable del programa, Jorge Gage-, ha generado sospechas, pues tampoco hay coincidencia entre el número de hectáreas y el de toneladas de fertilizante, por lo que se presume que ese programa federal está siendo manipulado de manera fraudulenta.

La sospecha de que los responsables morenistas están cometiendo actos de corrupción se fortalece con la disminución de la cantidad de fertilizante que están entregando a los campesinos, pues los funcionarios de SEGALMEX y SADER habían calculado supuestamente la compra del abono de acuerdo al número –inflado- de hectáreas y beneficiarios.

Por lo que la diferencia entre lo presupuestado y lo entregado deja un hueco de varios millones de pesos que alguien está escatimando –engañando así a los campesinos-, o que de plano se están robando de la manera más descarada, con o sin conocimiento y participación de las altas esferas del gobierno de López Obrador.

Por lo que cabe preguntarse ¿quién está engañando a los campesinos de Guerrero, el presidente AMLO o sus funcionarios? ¿Sabe el Peje lo que están haciendo sus funcionarios con el fertilizante y con el dinero, o lo están engañando también a él? ¿Quién va a investigar al delegado federal, Pablo Amílcar Sandoval y a los involucrados en este problema: acaso su hermana, la secretaria de la Función Pública –nepotismo a su favor-, Irma Eréndira Sandoval (ja)?

Al final, como ya lo habíamos adelantado a usted, lo que vendrá será un creciente conflicto social derivado del fraude del fertilizante prometido por López Obrador, conflicto que tendrá que ser atendido de nuevo por el gobernador Astudillo, quien tendría que aportar también el fertilizante que haga falta por la ineptitud y la corrupción de MORENA y del mentiroso gobierno federal de AMLO…

Principio del formulario

Principio del formulario

www.desdeabajo.com.mx                                                            

                                                

Síguenos también en Twitter:@acadesdeabajo y en Facebook: Carlos Yáñez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *