Fisuras y enroques en el PRI

LECTURA POLÍTICA

Fisuras y enroques en el PRI         

Noé Mondragón Norato

 

En el PRI, las fisuras de hoy se medirán con las derrotas electorales venideras. Y el punto de quiebra será sin duda, las imposiciones que no se han ido de ese vetusto partido político. Por diversas razones y circunstancias, la herida tumefacta e infecta comenzó a supurar otra vez. Un asunto tocó de muerte a dicho partido en su inacabada tarea de recuperar clientelas electorales perdidas: la renuncia del ex rector de la UNAM José Narro Robles, no solo a participar en la contienda interna para designar al dirigente nacional —que se desarrollará el próximo 11 de agostobajo el mecanismo de «consulta directa a la militancia»—, sino al PRI mismo. Narroadvirtiótrampas y amarres poderosos ocultos. Así que prefirió irse. Lo demás, se cocina aparte.

LOS MOTIVOS DE AMLO Y PEÑA. – El presidente López Obrador ha comenzado a perfilar su personal estilo de hacer política. El cual impactará por supuesto, en Guerrero. Se lee así. 1.- Los priistas veían en José Narro, un activo político rentable para los grupos de poder que son los mismos que llevaron a la debacle electoral del pasado 1 de julio, a ese partido. Les garantizaba el reparto del poder a modo en candidaturas. Sin embargo, un personaje comenzó a cobrar inusual fuerza política: el gobernador con licencia de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas,quien es visto no solo como un aliado político soterrado de AMLO, sino también del ex presidente tricolor, Enrique Peña Nieto, en virtud de que la mayoría del equipo de prensa de este último, opera ya para encumbrarlo eventualmente, como dirigente nacional tricolor. Lo anterior permitiría entender cuando menos dos cosas: que AMLO no moleste a Peña Nieto en suembate selectivo contra la corrupción. Y que el ex presidente del país estaría en la senda derecuperar para el grupo Atlacomulco, lo que queda del partido tricolor. Desde luego,fortaleciéndolo con el apoyo presidencial de soslayo. 2.- El fin político de Peña Nieto aparece claro: impulsar como candidato presidencial del PRI para la elección de 2024 a su primo, el actual gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza. Y quitarles a los grupos políticos internos que se lo disputan, la posibilidad de manejarlo de acuerdo a sus intereses de poder. Por eso se entiende que varios de ellos ya estén brincando. Resalta el sonorense Manlio Fabio Beltrones Rivera, quien asumió lacónico: «en lo personal no acudiré a votar el 11 de agosto, con ese padrón irregular del que habla la convocatoria». Manlio sabe que el eventual arribo de Alejandro Moreno, cercenaría sus posibilidades de mantener con oxígeno a su grupo político. Y tendría que confrontar internamente a Peña Nieto, quien maniobró para expulsarlo de la dirigencia nacional del PRI, cuando perdióaparatosamente la elección del 5 de junio de 2016. No duró ni un añoen esa responsabilidad, en función de que tomó protesta como tal, el 20 de agosto de 2015. 3.-En Guerrero, el impacto político se mediría de una sola forma: la dificultad para que arribe como candidato tricolor a la gubernatura en la elección de 2021, el senador Manuel Añorve Baños, aliado político del actual gobernador Héctor Astudillo, y quien pertenece al grupo político de Manlio Fabio. Con el eventual arribo de Moreno Cárdenas al PRI nacional, las posibilidades de Añorve Bañosse reducen sustancialmente. Y si con todo, hipotéticamente lograra encumbrarse como tal,provocaría unafisura de grandes dimensiones. Porque en esa misma pelea se perfila el actual secretario de Desarrollo Social, Mario Moreno Arcos. Si pese a Moreno Cárdenas y con la influenciapolítica del gobernador Astudillo, el PRI se empeña en imponer como candidato a Manuel Añorve, no solo asegurarían la derrota electoral por anticipado, sino la posibilidad latente de que Mario Moreno busque otros horizontes de participación política. Sobre todo, en el PRD. La incubación inminente de un eventual escenario de desastre tricolor. ¿Ayudaría AMLO a generarlo de soslayo? Es cuestión de cómo mueva sus propias fichas en el tablero del poder guerrerense.

HOJEADAS DE PÁGINAS…Mientras que el coordinador de la bancada priista en el Congreso local, Héctor Apreza Patrón, exige congruencia a los diputados del Morena para acatar las recomendaciones de la CNDH por el caso Ayotzinapa, su hermano Saúl Apreza —ex edil de Olinalá y hoy por arte de las complicidades y «ascensos tricolores»— rector de la Universidad Tecnológica de Acapulco, hostiga y violenta derechos laborales a la secretaria de la sección 73 del SUSPEG, Mónica Sánchez Benítez. Ya hay denuncia ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos. Pero su titular Ramón Navarrete Magdaleno, es comparsa política del actual gobernador. Y así, ninguna justicia ni Ley llegarán.

www.desdeabajo.com.mx                                                            

                                                

Síguenos también en Twitter:@acadesdeabajo y en Facebook: Carlos Yáñez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *