Corruptelas universitarias

LECTURA POLÍTICA

Corruptelas universitarias

Noé Mondragón Norato

                 

 

Recurrentemente ha manejado el discurso de la transparenciaSe vendió como un personaje honesto. Sin embargo, las sospechas sobre su inexplicable riqueza y abundancia siempre lo persiguieron. Pese a ello, todo iba viento en popa. Parecía que el camino iba muy bien pavimentado rumbo a la siguiente parada de poder: la candidatura «independiente» al gobierno estatal.Hasta que apareció el ex gobernador Ángel Aguirre Rivero, señalando en su cuenta de Twitter, que el rector de la UAGro, Javier Saldaña Almazán, tenía caballos «de dos y tres millones de pesos».Fue una bala política de muy alto calibre que provocó severos daños. Tambaleó al gigante con pies de barro. El enorme boquete se percibió irreparable. De ahí comenzó a brotar lo demás.

ANOMALÍAS EN LA UAGro. – En la Universidad Autónoma de Guerrero, los beneficios y los privilegios son para quienes forman parte de la corriente política del rector Javier Saldaña: el Frente por la Reforma Democrática de la Universidad Autónoma de Guerrero (Fredeuag), fundado en 1992 por el finado y tres veces rector, Rosalío Wences Reza. Al paso de los años, todo lo construido por Wences cayó en el cesto de la basura. Floreció la corrupción de distintos modos. Basta con ubicarlos: 1.- Desde hace muchos años, los exámenes de oposición desaparecieron.O se camuflaron bajo la modalidad de acuerdos en la oscuridad. Si alguien quiere ingresar, por ejemplo, como docente en la Facultad de Derecho, tanto directivos como delegados sindicales justifican que el examen se hizo en la Facultad de Comunicación. Y así aparece firmada el acta por el sindicato académico (STAUAG) que se volvió comparsa y títere del rector en turno. Es decir, el aspirante es «evaluado» fuera de la Facultad donde pretende impartir cátedra. De esta forma,se esconden fechas reales sobre la aplicación del examen. Pero, sobre todo, la certeza de que sí se realizó. O nada más se llenó el acta. Muchos improvisados y recomendados por la corriente política del rector aparecen así, impartiendo clases. Generalmente, son alumnos que fueronutilizados como servidumbre en los eventos oficiales de la Universidad. Y en pago a esa«lealtad» los premian de esa manera. Desde luego, el control político sobre ellos arrecíacuando se convierten en docentes. Por eso el avance académico son falacias y simulaciones reiteradas. 2.- Fuera de una cifra inexacta sobre el número de «aviadores» que cobran quincenalmente en la nómina universitaria, el rector Javier Saldaña es tolerante con aquellos personajes que destilan excesos. Así y desde el 31 de enero pasado, apareció un oficio que señalaba al ex rector, actual secretario general del Morena y primo del rector, Marcial Rodríguez Saldaña, de percibir un salario mensual de 60 mil 293 pesos con 90 centavos como profesor de Tiempo Completo. El punto es que Marcial no cumple con sus horarios de trabajo.Porque lo absorbe su «trabajo político» en el Morena, partido en el que, trasciende, percibe otros30 mil pesos mensuales. ¿Es que acaso Javier Saldaña necesitará de los servicios políticos de su primo para cuando se acerque la elección de gobernador en 2021 y por eso le permite todo? Porque hasta hoy, no aclara nada al respecto. 3.- Cuando parecía que la espiral de los escándalos en la UAGro tendría reposo, apareció otro «prietito en el arroz»: el docente de Tiempo Completo y regidor del Seguridad Pública y Tránsito del Ayuntamiento de Chilpancingo por el PT primero y luego por Morena, Samir Daniel Ávila Bonilla, cobra tanto en la UAGro como en la comuna. Lo hace desde luego, con la complacencia del rector Javier Saldaña. El pasado 12 de marzo, el Congreso local aprobó un juicio a favor de Ávila Bonilla, argumentando que tiene una carga laboral docente de 4 horas a la semana, cuando en realidad los Tiempos Completos cubren 8 horas a lasemana. Y cobran 40 horas por investigación, asesoría de tesis y tutorías. ¿Acaso la mayoría legislativa del Morena avaló esta aberración? ¿Ya tendieron acuerdos políticos bajo la mesa con el rector Javier Saldaña? Los escándalos no dejan de brotar en la UAGro.

HOJEADAS DE PÁGINAS…En ese doble discurso que ya hizo suyo desde hace tiempo, el senador priista Manuel Añorve Baños, clama que «la verdad histórica sobre el caso Ayotzinapa, ya no se puede defender, está desfasada». Y pide ahora una investigación del gobierno federal que llegue a los responsables «caiga quien caiga». Añorve olvida lo obvio: la desaparición de los normalistas ocurrió en el sexenio de Enrique Peña Nieto. Ahí debió exigir con firmeza y aplomo. No a toro pasado.

www.desdeabajo.com.mx        

                                                

Síguenos también en Twitter:@acadesdeabajo y en Facebook: Carlos Yáñez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *