Las tres presiones de Astudillo

LECTURA POLÍTICA

Las tres presiones de Astudillo  

Noé Mondragón Norato

 

 

los problemas de violencia e inseguridad que lejos de amainar, se recrudecen y multiplican todos los días, el gobernador Héctor Astudillo Flores lidia, además, con aquellos de tipo político. En dicho escenario aparecen presionándolo sus opositores. Y aunque intenta sistemáticamente desactivar el conflicto público apelando a un presumible diálogo con todos ellos, no logra atemperarlo. Basta con tomar el pulso para entenderlo mejor.

PRESIÓN EN TRES BANDAS. – Tres son los puntos concretos del conflicto político reciente que desgastan al gobernador: 1.- En el Congreso local, el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) Antonio Helguera Jiménez, no logra hacer producir ni rendir a la actual legislatura. Trasciende que, tras una consulta con el gobernador Astudillo, logró que los trabajadores paristas de ese poder, aceptaran el 8 por ciento de incremento salarial. Fue una victoria pírrica. Porque si resolvió un problema laboral, los problemas políticos le estallan en cuando menos dos bandas: no logra los consensos políticos con las fracciones del PRI y PRD, a fin de vender hacia afuera «rendimiento legislativo». Y como no puede lograrlo, se quiere meter a resolver el politizado y contaminado problema del fertilizante llamando a una mesa de diálogo. Cuando lo que se busca no es eso, sino operación y eficaciaen su distribución. ¿Qué va a dialogar Helguera con quienes están a cargo del reparto del abono, que son personajes ligados a su partido el Morena? Como sea, el presidente de la Jucopo está llamado a generarle no salidas viables al conflicto, sino más dolores de cabeza al mandatario estatal tricolor. 2.- En esa misma sintonía se mueve el alcalde perredista de Chilpancingo, Antonio Gaspar Beltrán. Un sector de los trabajadores del ayuntamiento —los que ganan sueldos de hambre— demandan un incremento salarial del 20 por ciento. Gaspar arrogante y soberbio, no se mueve de otorgarles el 3 por ciento. Y con el apoyo del empresario Pioquinto Damián Huato —quien movilizó a los comerciantes para obligar a los inconformes a desbloquear la avenida Ignacio Ramírez y replegarse a las banquetas—, ha decidido mantenerse en esa postura. Le crea de soslayo, un conflicto político al gobernador Astudillo. Pero el edil capitalino se cuida de no rasparlo en el discurso. Por eso se entiende que, cuando amenazó con renunciar a la alcaldía, le endosara la culpa por la falta de dinero en la comuna al presidente López Obrador. No al mandatario estatal tricolor. De cualquier forma, Antonio Gaspar está convertido en una bomba de tiempo política para Héctor Astudillo. Muy parecida a la que mantuvo con el ex edil tricolor, Marco Antonio Leyva Mena. La cual tiene los cerillos, la mecha corta y seca para encenderse y detonar con facilidad. 3.- A pesar de que AMLO deslindó al delegado federal, Pablo Amílcar Sandoval de la entrega del fertilizante gratuito en su conferencia mañanera del pasado martes 25, y le endosó la responsabilidad al titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), Víctor Villalobos Arámbula; el reparto del abono sigue causando roces y enfrentamientos mediáticos. Muy en el fondo, el gobernador Astudillo evalúa que Pablo Amílcar está en la senda de seguir generándole problemas políticos a su administración, a la cual le restan todavía dos años y tres meses. Y tiene razón: a falta de una estrategia de medios para hacerse ver y notar, Pablo Amílcar parece decidido a explotar sus constantes disputas políticas con el gobernador, a fin de abrir forzadamente y de manera gratuita, la agenda de medios. El único riesgo es que, en ese inter, puede quedar atrapado con los dedos en la puerta. Así como acaba de pasar con la entrega del fertilizante. O cuando se le endosó la responsabilidad de la rechifla en Tlapa, que le resultó contraproducente. Y lo que es peor: el delegado federal le huye al conflicto público. Se esconde. No da la cara. La UPOEG ya lo emplazó a ir a Petatlán luego de que le asesinaran a seis de sus integrantes el pasado lunes. De lo contrario, amenazan con bloquear la carretera a Zihuatanejo. Como sea, el gobernador aparece atrapado entre Morena y PRD. Son quienes lo tienen literalmente, con el pie en el cuello.

HOJEADAS DE PÁGINAS…LGuardia Nacional de AMLO comenzará a operar plenamente a partir del próximo domingo. Es real que las cifras de la violencia se han disparado en todo el país desde que el actual presidente del Morena tomó protesta el pasado 1 de diciembre. La Guardia Nacional será una forma de confirmar que el combate a la violencia y la inseguridad van en serio. O evidenciará también, su fracaso progresivo. No hay más.

 

www.desdeabajo.com.mx                                     

                                                                                                                    

Síguenos también en Twitter:@acadesdeabajo y en Facebook: Carlos Yáñez

                                                                  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *