Pegarle a la Guardia Nacional

LECTURA POLÍTICA

Pegarle a la Guardia Nacional

Noé Mondragón Norato

 

Se coordinan muy bien en algunos casos. Pero en otros sencillamente, aparecen claras las incompetencias. O de plano, las complicidades. Y cuando quieren vender eficacia, sus acciones se contaminan de inmediato con fuertes tufos políticos. Dudas que se abren y carcomen credibilidades. Le atizan a la polémica. Generan sospechas. Pero así se han conducido las fiscalías antisecuestro del Estado de México y de Guerrero. Esta vez, intentaron propinar un golpe bajo a la Guardia Nacional de AMLO, de reciente creación. Basta con atar los cabos para descubrir los hilos de una trama harto deleznable.

GN: CHAMUSCARLA. – En muchos delitos cometidos por el crimen organizado, brotan las pertenencias políticas y partidistas irremediables. Pero como los agraviados son justamente actores del poder, al final se resuelven satisfactoriamente. No sin antes pagar sus respectivas cuotas de angustia, miedo, dolor y desesperanza. Hay que ir por partes: 1.- Dada la multifactorialidad del delito y la penetración del mismo en las corporaciones policiacas, fiscales, federales, navales y militares, es común encontrar muchos detenidos con pertenencia a ellas. El pasado martes 18 de junio fue secuestrado en el poblado de La Molonga, municipio de Petatlán el joven de 14 años Ernesto Pérez Arellano, justo cuando se dirigía a la escuela secundaria. El ex plagiado es hijo del dirigente del Morena en ese municipio y ex aspirante a la alcaldía, Rosendo Pérez Sánchez. Y de la regidora por ese mismo partido, Sulma Arellano Olivar. Casi un mes después —el pasado lunes 15 de julio— fue liberado por agentes de las fiscalías del Estado de México y Guerrero que lo encontraron mediante el riguroso pitazo’,en una casa de seguridad ubicada en el municipio de Huehuetoca, del vecino estado. Detuvieron ahí mismo a cuatro personas: tres militares y un civil. Por razones que se desconocen —políticas quizás—, tres de los detenidos fueron ubicados como miembros activos de la Guardia Nacional (GN). Y el cuarto no pertenecía ni a la GN ni a ninguna otra corporación. 2.- Alfonso Durazo Montaño, titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, desmintióde inmediato: ninguno de los presuntos secuestradorespertenecía a la GN. Lo anterior después de la rigurosa búsqueda de sus nombres en el registro de personal de esa corporación policiaca. Pero había más: la Secretaría de la Defensa Nacional admitió que tres de los cuatro detenidos sí eran miembros de la Policía Militar. Se confirmaría así, quehubo dolo para involucrar muy temprano a la Guardia Nacional, como generadora de delitos en vez de emprender su combate que es justamente, uno de los objetivos para los que fue creada. La GN es una institución armada que inició funciones el pasado lunes 1 de julio, al cumplirse un añode la llegada de AMLO a la presidencia del país. 3.- En toda esta trama existen situaciones perturbadoras. El secuestro del adolescente en Petatlán, involucró a sus padres como militantes del Morena; a los agentes ministeriales antisecuestros de Guerrero y Estado de México que responden a los intereses políticos de gobernadores priistas —Héctor Astudillo Flores y Alfredo del Mazo Maza, respectivamente—, y la captura de los plagiarios ocurrió en el municipio de Huehuetoca, que es gobernado por el reelecto panista, José Luis Castro Chimal. El plagio del menor operado en Petatlán, se resolvió así, sobre la base de un amplio escándalo mediático que tuvo como propósito inicial, chamuscar a la GN de AMLO. Pero todos los involucrados en la captura de los facinerosos están incrustados en gobiernos surgidos del PRI y del PAN. Lo paradójico es que, cuando asesinaron a los curas Iván Añorve Jaimes y Germaín Muñoz García en Taxco, la madrugada dellunes 5 de febrero de 2018, sus homicidas escaparon al Estado de México. Y el ex fiscal Xavier Olea Peláez, admitió que «la FGE se coordinaba con la del estado de México» para dar con los responsables. No pasó nada. Está vez sí hubo éxito en el secuestro. Pero es claro que se quiso matar dos pájaros de un solo tiro.

HOJEADAS DE PÁGINAS…Con cautela y sin mencionarlas abiertamente, la Fiscalía General de la República (FGR), abrió seis líneas de investigación en torno a la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala. Descartó la del basurero de Cocula, pero incluyó las del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI). Los próximos meses será cruciales al respecto.

www.desdeabajo.com.mx  

  

Síguenos también en Twitter:@acadesdeabajo y en Facebook: Carlos Yáñez

www.desdeabajo.com.mx                                                            

                                                

 

                                                                                  

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *