Cierre de empresas por la inseguridad

LECTURA POLÍTICA

Cierre de empresas por la inseguridad

Noé Mondragón Norato

 

La muerte llegó alentada por la dureza de la zapa. El jueves 5 de marzo de 2015, cuatro trabajadores pertenecientes a la minera Goldcorp Inc. ─la de mayor producción de oro por el valor de sus acciones en el mercado─, desaparecieron. Fueron secuestrados por un grupo delictivo. La noche del viernes 13 de marzo los cuerpos de tres de ellos fueron localizados en una fosa clandestina en la barranca de Mezapa, perteneciente a la comunidad de Carrizalillo, en el municipio de Eduardo Neri. Eran los hermanos Mauro y Juan Carlos Peña Celso. Su tercer acompañante en ese viaje sin retorno, se llamaba José Elí Merino González. El cuarto de ellos corrió con suerte: fue liberado con visibles huellas de tortura.

LAS INVERSIONES QUE SE VAN. – En la coyuntura cercana al Cuarto Informe de Gobierno de Héctor Astudillo Flores, los hechos no podían ser menos desafortunados para su administración: las mineras Telson Mining y Minaurum Gold, decidieron suspender «indefinidamente» sus actividades en Campo Morado, municipio de Arcelia la primera, y la segunda de ellas que explotaba los proyectos auríferos Biricú y Vuelcos del Destino, cerca de Huitziltepec, municipio de Eduardo Neri. Hay que asomarse a los hechos. 1.- De acuerdo con un informe de Bnaméricas ─consultora de negocios y asesora de empresas que operan en América Latina─, «las preocupaciones por la inseguridad continúan afectando la inversión minera en el estado mexicano de Guerrero, que sigue planteando problemas para la industria minera, contribuyendo a la suspensión de minas y afectando el gasto en exploración. Los problemas aumentaron en los últimos años cuando los carteles rivales de la droga lucharon por el dominio en el estado, que es un importante proveedor de heroína para Estados Unidos, así como el tercer mayor asentadas en la entidad. Con el cierre de Telson Mining y Minaurum Gold, se pierden en promedio 800 empleos directos y más de mil indirectos. No son cifras alegres para festinar en el Cuarto Informe de Gobierno. 3.- En la región Tierra Caliente el grupo Femsa ─productor de Coca-Colacerró sus operaciones en forma definitiva el viernes 23 de marzo de 2018, tras cuarenta años de permanecer en forma continua en la región. «La falta de condiciones necesarias para operar de productor de oro de México». El mayor problema de la minería en Guerrero, es que sus territorios de exploración están asentados en municipios donde la delincuencia organizada los pelea a muerte. El asesinato de los tres mineros en 2015 es apenas referencial de lo que ocurre en otras minas asentadas en la franja conocida como ‘El Cinturón de Oro′. 2.- La explotación de las minas guerrerenses representan no solo inversiones sino la necesaria generación de empleos. Es deber de todo gobernante hacer las gestiones necesarias no solo ante el gobierno federal, sino ante la iniciativa privada para atraerlas y no alejarlas. Pero Guerrero dejó de ser confiable para los inversionistas desde que el fenómeno delictivo se arraigó en la entidad. Las garantías de operación y obtención de plusvalía se diluyeron progresivamente ante la creciente y amenazante inseguridad. Lo anterior, pese a los esfuerzos infructuosos del gobernador Héctor Astudillo Flores y el alcalde morenista de Iguala, Antonio Jaimes Herrera, quienes en abril pasado firmaron un convenio con empresarios para exentar del pago de impuestos hasta en un 80% a empresas mineras canadienses manera eficiente y segura en esta zona del estado de Guerrero, así como la reciente agresión injustificada hacia uno de nuestros colaboradores, llevó a la empresa a tomar esta decisión», detalló la empresa en un comunicado oficial. Vino después el cierre por parte del grupo Pepsico Inc. ─productor del refresco Pepsi y sus derivados─ en ese mismo municipio calentano, el viernes 8 de junio de 2018. Ni el gobierno federal de Peña Nieto ni el de Héctor Astudillo movieron nada. ¿Lo hará AMLO? Mientras, las inversiones se siguen alejando de Guerrero.

HOJEADAS DE PÁGINAS…La creación ayer domingo, del Frente Amplio Democrático Guerrerense ─que agrupa siete tribus del PRD─, amenaza con mostrar y enseñar una fuerza político-electoral de ficción. Porque la mayoría de quienes lo integran ya bailaron. Y lo hicieron mal. Escudaron su discurso en la inclusión de la «sociedad civil», una promesa que están muy lejos de cumplir. Dejaron fuera, además, a la tribu IPG del ex gobernador Ángel Aguirre. Se entiende que las señales de división interna son ya, irreversibles.


www.desdeabajo.com.mx                                 

 

Síguenos también en Twitter:@acadesdeabajo y en Facebook: Carlos Yáñez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *