Va la revocación de mandato

LECTURA POLÍTICA

Va la revocación de mandato

Noé Mondragón Norato

 

En el senado de la república ya pasó. Y se regresó a la cámara de diputados. Ahí, la discusión será intensa. Pero representa en los hechos, un avance en el terreno democrático. Se trata de la reforma a la Constitución para que las figuras de revocación de mandato y la consulta ciudadana, apliquen para todos los gobernantes que, en los hechos, no respondan a las expectativas de los ciudadanos. Y se proceda a expulsarlos de su responsabilidad en la función pública. Hay que ir por partes.

MEDIDAS URGENTES. -La gobernabilidad es una palabra complicada. Porque entraña una gran responsabilidad. En el Diccionario de Política, el politólogo italiano Gianfranco Pasquino define los riesgosos bordos que la rodean: «un gobierno que mantenga el consenso de los ciudadanos, pero que pierda eficacia, será improductivo. Si la situación persiste, a la larga la pérdida de eficacia llevará a una disminución del consenso y, por lo tanto, a la ilegitimidad a los ojos de los ciudadanos e incluso a una posible caída. Solamente un gobierno que se base en la eficacia y en el consenso es un gobierno plenamente legítimo y, así pues, en los sistemas políticos contemporáneos, cada vez más la legitimidad es el producto de las prestaciones gubernamentales que satisfacen las exigencias de amplios grupos sociales». Lo primero es lo que domina en la mayoría de las entidades del país. Se lee así: 1.- En el vecino estado de Michoacán, la tragedia, la violencia y la sangre no cesan. En la comunidad de El Aguaje, municipio de Apatzingán en la candente Tierra Caliente michoacana, trece policías murieron en una emboscada perpetrada por el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), apenas la mañana del lunes 14 de octubre pasado. La entidad gobernada por el perredista Silvano Aureoles Conejo, se ha convertido no solamente en un territorio donde la delincuencia organizada manda y decide, sino un santuario de la impunidad. Silvano sería necesariamente, uno de los primeros gobernadores que habrían de someterse a la revocación de mandato. 2.- Otra de las entidades sometidas por el delito, es Guanajuato. Ahí, el mandatario estatal panista Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, ya fue amenazado en la cámara de diputados con desaparecerle los poderes. El punto es que apenas arribó como gobernante el pasado 26 de septiembre de 2018. Tiene un año en el cargo. Pero ha sido suficiente para demostrar su inviabilidad como responsable de brindar paz y estabilidad a los ciudadanos de aquella entidad. Esa misma suerte corre el gobernador de Tamaulipas, el también panista Francisco Javier García Cabeza de Vaca, a quien se le ha desbordado el delito y la operación de los grupos de la delincuencia organizada. Tomó protesta en 2016. Acumula tres años en el cargo. Suficientes para que los ciudadanos consideren la pertinencia de su permanencia. O que se vaya. 3.- En Veracruz gobierna el morenista Cuitláhuac García Jiménez. Tomó protesta apenas en diciembre pasado. Pero los hechos de sangre lo tienen contra la pared. No puede con el conflicto delictivo que lo rebasa. Y la revocación de mandato debe ir pareja. No partidizada ni selectivamente. No sería justo ni equilibrado. 4.- Finalmente, el gobernador de Guerrero, el priista Héctor Astudillo Flores, rendirá su cuarto informe de gobierno el próximo jueves. Hubo en los días previos al evento, una calma chicha. Optimismos desbordados de la empresarial Coparmex, en el sentido de que Guerrero «ya era atractivo para la inversión». Todo ese montaje se cayó abruptamente cuando en la comunidad de Tepochica, municipio de Iguala, un enfrentamiento entre militares y sicarios ayer martes, arrojó como saldo 15 muertos. Late también, la emboscada en la sierra de Chichihualco, donde perdieron la vida tres militares. La incesante violencia en Acapulco, Chilapa y la Tierra Caliente. Y la desaparición del activista Arnulfo Cerón Soriano en Tlapa. ¿Está nominado el gobernador Astudillo para la revocación de mandato? Los ciudadanos lo decidirán.

HOJEADAS DE PÁGINAS…El compromiso es también de los órganos electorales. Porque, así como organizaron las elecciones para encumbrar gobernadores, son ellos también los que estarían obligados a operar la revocación de mandato de acuerdo con la Ley. Se descubrirán así, compromisos, corruptelas y sometimientos inconfesables por parte de muchos actores enquistados en ellos. Y si no, al tiempo.

www.desdeabajo.com.mx                                 

                                                       

Síguenos también en Twitter:@acadesdeabajo y en Facebook: Carlos Yáñez

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *