Acapulco

Regidores de Morena Acapulco, ¿Aprendices? ¿Producto de la negociación política?

De acuerdo con la última encuesta que se publicó sobre la preferencia de Morena en Guerrero, sigue muy alta, pero difícilmente se podrá mantener ese nivel, porque los aspirantes a una candidatura ya empezaron a sentir el rechazo de los habitantes, porque no les cumplieron con las promesas que hicieron.

 

 

Por Julio Zenón Flores Salgado

11/08/2020

Acapulco, Gro.

 

 

Hasta el momento no se ha visto una verdadera democracia en la clase política en Guerrero, todo ha sido un producto de las negociaciones de grupúsculos al interior de los partidos políticos, como es el caso de Morena que se repartieron las posiciones como si fuera mercancía, critica la propia militancia.

Esto ha generado que los regidores y los síndicos no tengan la experiencia necesaria para sacar adelante los trabajos normativos, inclusive no han presentado una sola iniciativa para una verdadera transformación que se requiere para el municipio.

¿Alguien sabe quién y por cuál método se definió a los regidores de Morena en Acapulco, ahora puestos en la picota por un video en contra del primero de la lista de ellos, Andrés Alaín Rodríguez Serrano?

Lo que se sabe, es que tanto él como los demás regidores de Morena fueron producto de la negociación: mientras él ocupó la primera, la segunda fue para Mayra Reina Martínez, propuesta por el candidato a síndico Javier Solorio Almazán, como consolación por haber cedido la candidatura a la presidencia municipal a la magistrada con licencia, Adela Román Ocampo; la tercera se adjudicó a Hugo Hernández Martínez, propuesto por Pablo Amilcar, la cuarta a Liliana Quijano, propuesta por Inocente Ariza, que cedió en ser candidato a alcalde, la quinta, Javier Morlet, propuesto por Pablo Amílcar, la sexta Patricia Batani, a propuesta de Eloy Cisneros, la séptima, María Azucena Uribe, propuesta por Moisés Reyes Sandoval y la octava para Manuel Cortés, propuesto por Eloy Cisneros.

Se les señala de ser una mayoría que debiera dar rumbo al Cabildo, y de que su falta de operatividad ha inmovilizado y perdido toda autoridad a ese cuerpo edilicio. Mientras, por ejemplo, los miembros del gabinete van y vienen como piezas desechables, sin cuestionar los perfiles, como si fuera sólo responsabilidad de la alcaldesa, que en estricto sentido es una edil más, la primera edil, la edil ejecutiva, pero que debe estar respaldada por su Cabildo y en especial por la mayoría de los ediles de su partido y cuyas acciones debieran sujetarse el Plan Municipal de Desarrollo, el cual aparece como letra muerta.

Salvo los meses recientes en que se justifica algo distinto por la pandemia, si se hiciera un comparativo de lo que hicieron las dependencias municipales el año pasado contra lo que dice el PMD que deben hacer, no se encuentran puntos de concordancia y es por la falta de un Cabildo real.

Tómbola y amistad con los líderes, los pusieron en el Cabildo, pero ninguno de ellos ha aprovechado la oportunidad para labrarse una personalidad política e institucional propia y eso ha impedido que actúen como mayoría y como Gobierno, al grado de que han sido señalados, por ser un Cabildo ineficiente.

El calificativo, sin embargo, es osado. Habría que entender lo que ocurre en el marco de una transformación política en la cual arriban al poder personajes que no lo habían ejercido antes, que por lo tanto, carecen de experiencia, pero también de malicia.

Quizás nos deberíamos detener a analizar el viejo dilema de la filosofía sobre si el hombre es el lobo del hombre o si es un ser bueno y es el contexto lo que le vuelve “malo”, dijera Carlos Marx, ese socorrido filósofo alemán del siglo XIX, si el ser social condiciona la conciencia social; pero no hay tiempo para tanto. Lo que sí podemos decir es que, aunque hayan sido producto de la negociación entre los líderes y corrientes, en la práctica son el producto del descontento social para con los que sí tienen experiencia y no han atendido los problemas de la gente.

Para que el presidente Andrés Manuel López Obrador ganara e hiciera ganar a todos los candidatos de Morena (bueno casi todos, pues hubo algunos que ni así ganaron en sus distritos y municipios) hizo falta una explosión social llevada a las urnas, una explosión de inconformidad, de hartazgo, con la vieja clase política, que sí tenía experiencia pero que aunque se había puesto altos salarios, siempre quería más, desde comisiones, canonjías, prestaciones y privilegios hasta mayores espacios de poder, pero que en cuanto llegaban a los cargos se olvidaban de cumplir las promesas de campaña.

¿Por qué votaron por Morena?

Ese hartazgo llevó a la gente a votar por desconocidos, olvidando el adagio de que “más vale malo por conocido que bueno por conocer” y adoptando la idea de dar la oportunidad a otros. “Al menos ese no me ha robado”, fue el razonamiento que hizo a gente como Cuauhtémoc Blanco o Rutilo Escandón, gobernantes en los estados de Morelos y Chiapas, respectivamente y a los mencionados arriba, regidores de Acapulco.

Los ediles tenían que aprender, pero su partido, Morena, no creó una escuela para formar cuadros, para instruir en las nuevas formas de gobierno a sus recientemente electos, tal vez porque también apenas estaban asimilando sus triunfos, y por eso algunos de ellos se estancaron, algunos otros hasta provocaron sonrisas burlonas o comprensivas, como la alcaldesa suplente de Acapulco, Matilde Testa, que apenas ganada la elección fue a la Dirección de La Mujer, a avisar que ella sería la nueva titular ¡porque era la alcaldesa suplente!.

La conducta humana es un misterio. Algunos de los ediles se han esforzado, los hemos visto apurados y hasta desesperados porque su sólo voto no es suficiente para reorientar al Cabildo y sus compañeros no siempre les hacen caso, ocupados a su vez, en descubrir cómo opera esto del poder.

Las encuestas realizadas estos meses indican que los votantes siguen prefiriendo a los que no saben hacer las cosas, que les está dando tiempo para que aprendan y lo hagan bien, en vez de preferir que regresen los viejos tiempos, los expertos, los de los partidos que ganaban antes.

Eso se llama bono democrático y los de Morena, deberían a entender que tiene un límite y que es hora de empezar a aprender y hacer las cosas bien. Ya es hora de dejar de celebrar el triunfo y ponerse a trabajar.

Que se espera tras esta incursión de Morena en la política

Los ediles emanados de Movimiento de Regeneración Nacional, no están pintando para darle continuidad a la Cuarta Transformación, solamente se ha visto envueltos en escándalos y corrupción, situación que los va dejando mal parados para el próximo proceso electoral.

Durante la pandemia, no fueron capaz de aprobar un presupuesto para tender la ayuda humanitaria a la población tardaron más de  4 meses para que se pudiera liberar el recurso y a medias, dejando al desamparo a los más necesitados.

Tampoco repartieron los  120 mil pesos que les proporciona el gobierno para gestoría social, se la pasaron encerrados en sus residencias y paseando en sus autos de lujo, despreocupados y sin el mínimo interés de visitar las comunidades o colonias en dos votaron por ellos.

Es claro que los militantes de Morena, están molestos, porque ninguno de sus representantes populares se les acercaron para llevarles medicamento o cuando menos un aliento para seguir luchando contra la enfermedad.

Todos estos factores, provocarán que se pierdan más del 50 por ciento de las candidaturas, tanto para diputados locales,  diputados federales, regidurías, alcaldías  y por su puesto ponen en riesgo la gubernatura.

En la Zona rural,  ni siquiera conocen a sus representantes populares,  porque no hicieron campaña se pegaron a la figura de Andrés Manuel López Obrador, pero ahora en el 2021, tendrán que hacer trabajo político, pero ya es demasiado tarde porque muchos ya se les adelantaron.

Aquellos que están pensando que le van a brincar a los diputados locales o federal, están en un error, porque nunca presentaron un trabajo que convenciera a la población por el contrario se la pasaron escondidos y no figuran ni para comisario de su pueblo.

De acuerdo con la última encuesta que se publicó sobre la preferencia de Morena en Guerrero, sigue muy alta, pero difícilmente se podrá mantener ese nivel, porque los aspirantes a una candidatura ya empezaron a sentir el rechazo de los habitantes, porque no les cumplieron con las promesas que hicieron.

De tal forma que el pronóstico que se tiene es que pierdan las plazas más importantes en el estado de Guerrero, porque tampoco los diputados locales aprobaron leyes en beneficio del pueblo, estuvieron presentan reformas que no representan un cambio verdadero, por tal motivo tampoco tienen oportunidad de competencia para el próximo proceso electoral, aunque algunos ya se creen candidatos para alcaldes o para legisladores federales,  cuando lo único que hicieron fue pelear con sus propios compañeros de partido.

Ese será el pago a su olvido y falta de sensibilidad para con el pueblo de Guerrero, por tal motivo deben cambiar de estrategia si es que quieren recuperar la confianza del pueblo de esta entidad suriana.

 

Denuncia en desdeabajo Noticias!

¿Conoces o tienes fotos y videos de algún acto de posible negligencia, corrupción y abuso de autoridad? Mándalo al WhatsApp de desdeabajo Noticias: 7443262471. ¡Compártelo! Nosotros le damos seguimiento
www.desdeabajo.com.mx

Síguenos también en Twitter:@acadesdeabajo y en Facebook: Desabajo Aca

Related posts

Astudillo llama a no quemar basura en Acapulco

admin8

Celso Ruiz entra al rescate de Comunicación Social en Acapulco

admin8

Mil 272 casos de Covid 19 en Guerrero; no murieron niños, corrige Salud

admin8

Leave a Comment