Opinión

Partidos en crisis y elecciones del 2021

Grrrrrr…ñidos políticos

Partidos en crisis y elecciones del 2021

Por Carlos “El perro” Yáñez

He sostenido que uno de los momentos críticos de todo partido político es el de la designación de candidatos a cargos de elección popular. Son momentos decisivos cuando los partidos pueden salir bien librados o fracturarse. En mucho depende las modalidades que adopten para llevar a cabo las designaciones.

El 6 de junio de 2021, se celebrarán las elecciones más grandes de la historia de México, en virtud de que estarán en disputa 21 mil 368 cargos, se renovará completamente la Cámara de Diputados (500 escaños); 15 gubernaturas; 30 congresos locales; mil 900 ayuntamientos y juntas municipales.

Sin embargo, de acuerdo con expertos en consultoría política, la pandemia de Covid-19 modificará la estructura del proceso electoral como se ha conocido hasta hoy y complicará las estrategias políticas para que puedan ganar algunos candidatos. 

“Las próximas elecciones van a ser un mensaje muy claro a los gobernantes en turno del sentimiento de las personas, si se sintieron protegidas, si se sintieron atendidas, si piensan ellos que el Gobierno en ese momento en su municipio, su estado o la república cuidó o no su salud”. 

Si bien en un primer momento parecía que no era conveniente que aspirantes a las candidaturas entregaran algún tipo de apoyo, hoy las personas que han recibido alguna despensa, cubrebocas o cualquier ayuda familiar evidentemente no se van a olvidar de ese personaje político.

“Las familias sí que no van a olvidar a ese funcionario o a ese candidato que los ayudó, independientemente si lo postean en redes sociales o no.

Pero tengo claro que, si se juega con esa ayuda para publicitarse, puede producir un resultado contraproducente en los electores: “La acción es qué sería en lugar de hablar de él, o de la candidata que dio ese apoyo, habláramos de las personas, de cómo con esa ayuda estamos cambiando la vida de las familias, no de los candidatos.

Ya llegará el tiempo donde el candidato pueda hablar sobre todo el apoyo que se dio durante los meses de contingencia, y lo más importante es que las personas nunca van a olvidar el apoyo que sí les diste, y se dará el boca a boca, que es lo que más importa ahora”. 

Pero a un año que la pandemia apareciera en Wuhan, una ciudad de China, los partidos políticos en Guerrero, en términos generales salen debiendo y no están viviendo su mejor momento. Sin embargo, Morena parte de una zona de ventaja por ser el partido oficialista y relativamente nuevo. Además de que el presidente goza de buena salud en las encuestas, no como estaba al principio, pero sigue manteniendo un grado importante de aprobación, lo cual ayuda o se transfiere a muchos de los próximos candidatos.

De acuerdo a la serie de encuestas de Buendía&Laredo, en 2010, un 30% de los mexicanos se identificaba como priista. Hoy, en la última encuesta de noviembre, sólo el 13% se considera así. La identificación con el PAN ha caído de 24% a 11% en el mismo periodo. En cuanto al PRD, la disminución es de 7% a 2%. No hay duda: La identidad partidista ha caído en los tres grandes partidos de la alternancia democrática del País.

Además, en la serie de encuestas de Buendía&Laredo, las preferencias a favor de Morena traen una clara tendencia a la baja. Del 52% que tenían en febrero de 2019, hoy alcanzan 32%, una caída de 20 puntos porcentuales.

Mario Delgado, flamante dirigente morenista, debe estar preocupado. Mientras el acuerdo con la manera de gobernar del presidente López Obrador crece, las intenciones de voto a favor de Morena bajan. La popularidad presidencial no se está traduciendo en votos para el partido de AMLO.

Esa crisis se está reflejando crudamente en Guerrero, donde se ha fragmentado Morena, la designación como precandidato a la gubernatura de Félix Salgado Macedonio no garantizó el candidato de unidad que tanto pregonaban los más de 18 aspirantes al cargo, principalmente entre los más mencionado como Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros y Luis Walton Aburto, quienes están demandando de su dirigencia, la transparencia de la encuesta que llevó al toro a ser elegido.

Está claro que la lucha interna que hay entre los aspirantes de Morena al gobierno de Guerrero, no es llegar por la convicción de servir al pueblo. Todo lo contrario, es el poder por el poder, prevalecen los intereses de grupo, ante todo de los ya aspirantes a suceder a Andrés Manuel López Obrador, esperanzados en que la marca Morena, arrase como en el 2018, ya que si las elecciones fueran hoy hasta una vaca nominada por las guindas ganaría, según Amílcar Sandoval.

No nada más en Morena se cuecen habas, también en el tradici0nal partido el PRI.

No existe fecha ni hora que no se cumpla. En política cuando se posponen los eventos anunciados para destapar sus candidatos, es que el río se desbordó y corre el riesgo de arrasar los que este a su alcance.

Ejemplos claros han sido los de Morena y recientemente el del PRI, que estaba programado para anunciar su gallo, el domingo tres de los corrientes, pero como las aguas estaban turbias se vieron obligados a posponerlo al domingo 10 de enero, para anunciar los mismo, Mario Moreno Arcos, es el elegido de los dioses.

El domingo al filo de las 11 de la mañana, no obstante, la pandemia, y con una concentración masiva de priistas en la explanada del PRI estatal, ante la presencia del diputado René Juárez Cisneros, y otros destacados miembros del Consejo del tricolor, a través de un video Mario Moreno Arcos se registraba como único aspirante a la candidatura a gobernador de Guerrero, por el Partido Revolucionario Institucional.

La ausencia del senador Manuel Añorve Baños, fue notoria. Su inconformidad por no ser el designado, se exhibió a través de una foto que subió a su cuenta de Facebook, donde aparece jugando El pádel. Interprete uste la imagen, para la mayoría, el senador sin anunciarlo sale del PRI, y se va como candidato por la alianza PT-Verde. Tal y como lo había anunciado una noche anterior. “Quede quien quede, yo de todas maneras acudiré a registrarme”.

Al tiempo que Mario Moreno pronunciaba lo siguiente:

“El gobernador Héctor Astudillo Flores nos ha dado la pauta como primer priista del estado, forjando cada día un legado de madurez, tolerancia y conciliación, el reto será continuar con esa línea y yo soy el primero en comprometerse”, dijo Moreno en discurso ofrecido a unas dos mil prisitas.

Agradeció “a los integrantes de los sectores, a las organizaciones del PRI, a las estructuras, a las bases, a los Diputados locales, a los aspirantes a cargos de elección popular para el Congreso local y los ayuntamientos les doy las gracias. De manera muy particular al ex gobernador René Juárez Cisneros”, quien le acompañó en primera fila.

“Quiero agradecer, dijo, en todo lo que vale a mis compañeros y amigos Héctor Apreza Patrón y a Manuel Añorve Baños en quienes reconozco su hombría de bien, honor y compromiso por la unidad de nuestro partido y por el bien de los guerrerenses”, agregó.

Uno, Apreza, le escuchó en vivo. El otro, Manuel, jugaba pádel, deporte que se juega en parejas, jamás solo, y en donde se privilegian las estrategias y se permite el juego rudo, utilizando técnicas específicas.

¿El silencio de Manuel Añorve, lo dice todo… Será el candidato del PT-Verde?

¿Buscará la candidatura de la alcaldía de Acapulco?

¿Dónde quedó la disciplina del PRI?

También están por encima del pueblo los intereses individuales o de grupo?

Entre los perredistas trascendió; que ya sabían que Mario Moreno sería el candidato, ya que era el acuerdo previo entre las dirigencias del PRI-PRD. De antemano Manuel estaba descartado para enarbolar las banderas que se unieron para enfrentar la difícil elección del 2021

De acuerdo al comportamiento de Evodio Velázquez, que ya se la está creyendo que va ser el candidato por la coalición PRI-PRD, y sus ambiciones políticas lo han vuelto ciego a tal grado que no sería extraño que buscara reunirse en privado con el gobernador Héctor Astudillo, y para no hacerla de tos le exija que le pague lo que se gastó en su precampaña y le soltaría la candidatura de la alcaldía de Acapulco, busca Víctor Aguirre Alcaide.

Morena no aprende, solo hay que recordar que el año pasado las elecciones en Coahuila y en Hidalgo, que identificó como un laboratorio para las elecciones del 2021. El tricolor los derroto por la imposición de candidatos a base del maquillaje de encuestas, que no son claras ni transparentes.

Durante esas elecciones hubo una participación muy baja, lo que podría suceder en lo que viene en 2021. De cierta manera, la fidelidad de los electores a sus partidos va a ser fundamental.

“El que tenga mayores simpatizantes o el que pueda conectar de mejor manera con sus electores para que salga adelante bajo este contexto de emergencia sanitaria puede ser el que gane la elección, no el que a lo mejor esté ganando las encuestas, sino que el día de la elección sea capaz de movilizar en el buen sentido a sus electores para que puedan salir”. 

Para finalizar me queda claro que es importante que los próximos candidatos tengan un fuerte apoyo de redes sociales, pero reconoció que eso no es el secreto del éxito para que la gente se sienta convencida de salir a votar, que es lo que más importa.

Quizá haya comunidades que no tengan el servicio del internet muy potente, y ahí se tiene que utilizar, y a lo mejor revivir algunos medios de comunicación, como el perifoneo, folletos o pintar bardas. 

En comparación con el 2018, ahora Facebook muestra cuando un candidato compra publicidad en las redes sociales, y hace público quién y cuánto está gastando en esa pauta.

El 2021 va a ser la primera elección en la que se tendrá ese tipo de fiscalización desde Facebook, para que cualquier persona sepa cuánto se gasta un candidato en redes, y no necesariamente se tiene que ir al INE hacer un requerimiento, sino que desde Facebook es posible.

En síntesis, hay que tener mucho cuidado con las encuestas porque son nacionales. La elección de 2021, a diferencia de la del 2018, no va a ser nacional sino 32 estatales. De estas 15 cambiaran de gobernador. Por lo que se elige, pesará muchísimo los factores locales. Cada entidad tendrá una realidad distinta.

La lucha del 2021 será entre la fuerza de López Obrador con su proyecto nacional de transformación en contra de los gobernadores que no pertenecen a Morena. ¿Quién ganará?

Esto se está poniendo bueno. Todo parece indicar que tendremos una elección muy competida el año que entra.

Ábranse piojos que ahí les va el peine…

Denuncia en desdeabajo Noticias!


¿Conoces o tienes fotos y videos de algún acto de posible negligencia, corrupción y abuso de autoridad? Mándalo al WhatsApp de desdeabajo Noticias: 7443262471. ¡Compártelo! Nosotros le damos seguimiento

www.desdeabajo.com.mx

Síguenos también en Twitter:@acadesdeabajo y en Facebook: Desdeabajo Aca

Related posts

¿Qué diputados federales merecen la reelección?

admin8

Reduce número de muertos por Covid en Guerrero

admin8

El Covid-19 y los cobros de facturas políticas

admin8

Leave a Comment